Iluminación domótica:

Iluminación y control en nuestra Smart Home

Encontrar motivos para integrar la iluminación del hogar en un sistema de domótica, no resulta complicado. Aquí van nuestros argumentos:

El control de la iluminación es lo primero que se nos ocurre cuando pensamos en una casa inteligente, quizá porque la domótica nos permite dicho control de la forma más sencilla: usando nuestro móvil.

Es por ello que la mayor oferta de dispositivos sea en iluminación, encontrando en el mercado todo tipo de equipos y sensores como tiras led, bombillas, interruptores, enchufes, etc…

Pero tanta variedad también crea confusión y es por ello por lo que nosotros compramos, probamos (y rompemos) muchos equipos para hacer llegar a nuestros clientes tan solo los que proporcionan ciertas garantías. No es tarea sencilla, pero nuestro trabajo nos permite simplificar la decisión del que quiere tener una casa domótica sin pasar semanas configurando equipos que nunca sabes cómo van a funcionar realmente.

De esta forma podremos instalar una tira led domótica controlada desde el móvil que ilumine nuestro salón dinámicamente, es decir, que mediante una app podamos controlar su color e intensidad para conseguir el ambiente deseado en cada momento.

En dicho salón tendremos una lámpara que convertiremos en domótica mediante un enchufe inteligente o incluso, si la lámpara lo permite, un casquillo autónomo. Se acabó tener que levantarse del sofá para apagar la luz cuando queremos ver nuestra serie favorita, algo tan incómodo que puede llegar a provocar una discusión con el que no quiera moverse. De las persianas y cortinas ni hablamos… o sí, pero en nuestro documento sobre “climatización y control en nuestra Smart Home“.

De esta idea podemos deducir que en cada habitación de la casa la iluminación se podrá controlar remotamente desde el móvil, de forma independiente. Ya podemos apagar automáticamente la luz del cuarto de los niños cuando se duerman, o encender la del pasillo cuando vamos a pasar sin tener que usar el interruptor de la pared. Y además la aplicación de nuestro móvil nos dirá si la luz está encendida o apagada, así que jamás tendremos dudas.

Si tenemos jardín será fabuloso poder iluminarlo de forma programada o cuando nos apetezca sin tener que pulsar interruptores, poner música, programar el riego, bajar el toldo, etc… aunque de esto hablaremos en nuestro documento “Instalaciones y control en nuestra Smart Home”.

Nuestros dispositivos de domótica se distribuyen en la casa dentro de los mecanismos de cada habitación y/o en los cuadros eléctricos. La mayoría deben ser instalados por técnicos, si bien es algo que podemos hacer nosotros mismos en caso de poseer los conocimientos adecuados, no es complicado. Sin embargo, es posible construir una casa domótica en muy poco tiempo mediante el uso de dispositivos sin instalación como casquillos, enchufes, bombillas, mandos infrarrojos, etc… Lo cierto es que una vez que empecemos a instalar equipos y nos demos cuenta de la enorme diferencia que supone poder controlar casi todo mediante nuestra domótica doméstica, no podremos parar de tener nuevas ideas increíbles.

Si añadimos un altavoz inteligente como Alexa o Google Home, tendremos el control con nuestra voz de la mayoría de dispositivos, haciendo de la experiencia de tener una casa domótica algo fantástico.

Y si pensamos en la seguridad de nuestro hogar, podremos activar los dispositivos de toda nuestra casa domótica a distancia, desde cualquier parte del mundo con conexión a Internet, simulando nuestra presencia para con ello disuadir a los amigos de lo ajeno. Por supuesto sin cuotas mensuales, pues las aplicaciones que usemos en el móvil son gratuitas.

Image