Domótica de bajo coste

Este tipo de domótica de bajo coste tiene dos ventajas innegables, siendo la primera la conectividad WiFi, que permite hacer casi toda la instalación de forma inalámbrica y que no sea necesario un “cerebro” central que gestione el sistema. Con ello se reducen costes y se facilita la evolución del sistema dado que no es una tecnología propietaria. Además, con la llegada de los altavoces inteligentes como el de Amazon o Google, es posible integrar casi todos los dispositivos en una app controlada por voz.

Por otro lado, la ventaja WiFi también requiere de una buena instalación para que funcione correctamente, cosa que solucionamos con las antenas del fabricante “Ubiquiti”, las cuales son hoy por hoy las que mejor relación precio/prestaciones tienen. Éste es precisamente el talón de Aquiles de todos esos usuarios DIY (Do It Yourself) que se quejan de que los equipos “no funcionan” sin entender que el soporte WiFi es lo fundamental.

En cuanto a la segunda ventaja, el coste, debemos tener en cuenta que la durabilidad y sobre todo la cantidad de errores que puede haber serán siempre mayores que los de un sistema cableado centralizado (pero mucho más costoso). Por ello, si asumimos algunos probables errores y tenemos un soporte técnico disponible, la instalación funcionará razonablemente bien. Llevamos varios años probando diferentes soluciones para llegar a poder ofrecerlas con ciertas garantías y nos esforzamos porque todo funcione como debe, incluso sabiendo que no siempre es nuestra responsabilidad.

En fin, todo se manejará con el móvil y será realmente intuitivo, pero nadie os va a garantizar que lo que hoy funciona bien lo haga mañana. Todos sabemos a la velocidad que evoluciona la tecnología y que ello conlleva enormes ventajas pero también necesita capacidad de comprensión, así que si os decidís por este tipo de sistemas deberéis tener en cuenta que es necesario emplear cierta cantidad de tiempo en entender cómo funciona el sistema y los posibles errores.